Miguel Cotto acabó con Martínez

By
Updated: junio 8, 2014

El Madison Square Garden fue testigo del ocaso de Sergio «Maravilla» Martínez y del esplendor de Miguel Cotto, en una noche histórica, el puertorriqueño se convirtió en el primer boxeador en conseguir cuatro títulos mundiales en categorías diferentes para su país.

Desde el primer round observamos a un Miguel Cotto decidido y a Sergio Martínez fuera de distancia, con piernas débiles y muchas dudas, un gancho del boricua mandó a la lona al argentino y por dos veces más necesitaría cuenta de protección.

Sergio Martínez no encontraba su distancia, ya no mostraba su famosa guardia baja ni su jab demoledor, estaba claramente afectado por sus lesiones.

Cotto realizaba su trabajo, cerrando el ring y demoliendo a Martínez con sus temibles ganchos al cuerpo y al rostro, siguiendo las Instrucciones de Freddie Roach, mientras que en la esquina del argentino afloraban los nervios, con una estrategia de combate sin definir.

Los rounds fueron pasando y Martínez con su rostro golpeado y su rodilla dañada vuelve a recibir una cuenta de protección en el noveno asalto.

Acabado el noveno round, Pablo Sarmiento le comenta a Sergio que bajo su responsabilidad paraba la pelea, el argentino no salió en el décimo round y la victoria para Miguel Cotto por KOT, el boricua hizo historia ante sus fanáticos coronándose como campeón mundial mediano CMB en el Madison Square Garden de Nueva York.

Las puntuaciones de los jueces hasta el momento de finalizar el combate eran de 90-77 en las tres tarjetas para el puertorriqueño.

Miguel Cotto lanzó 293 golpes y conectó 158 de poder con un 54% de efectividad y Sergio Martínez lanzó 157 golpes conectando 60 de poder con un 38% de efectividad.

Consideramos que Sergio Martínez aceptó este combate sin estar totalmente recuperado de sus lesiones, pero entendemos que cerca de cumplir  40 años de edad, era su oportunidad de retirarse con una buena bolsa merecida y ante un gran boxeador como lo es Miguel Cotto.

Los medios de prensa dudaban de la condición física del argentino, la rodillera estabilizadora en sus entrenamientos, la falta de alguna actividad aeróbica como la carrera continua, el control postural y la potenciación del equilibrio, hacía sospechar que no estaba en perfectas condiciones.

Se nos va un boxeador que nos hizo disfrutar con una forma de boxear distinta sobre el ring y que a su vez cautivó con su manera de ver el deporte del boxeo como una forma de vida.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »